Agua de Oro intentará cerrar el basural a cielo abierto a mediados del año que viene.

Lo hará a través de una campaña de concientización sobre la separación de los residuos en origen primero, y luego con un proyecto de ordenanza que obligue a toda la población a realizarla.

Actualmente entre un 40 y un 50 por ciento de la población cumple con la separación de la basura en las viviendas de manera voluntaria.

Renato Sassola, director de ambiente, dijo que luego de la temporada de verano se avanzará fuertemente con la recolección diferenciada, como también en la elaboración de compostaje.

Audio: Renato SAssola – Director de Ambiente

Agua de Oro es una de las pocas localidades, junto con Salsipuedes y Cerro Azul que aún mantiene un basural a cielo abierto, con efectos contaminantes para el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *