El Presidente y la Primera Dama nos toman por pelotudos

Por Paco Robles

La información surge del Informe sobre Transparencia en municipios de la Provincia de Córdoba 2021 publicado por el IERAL de Fundación Mediterránea.

La Lic. Vanessa Toselli, una de las autoras del trabajo, explicó a Radio Turismo  que se evaluaron los 30 municipios más poblados de Córdoba y que el nivel es medio a bajo. Manifestó que analizaron 52 indicadores que agrupan en varios ejes relacionados a la información que a través sus páginas web los municipios ponen a disposición en materia de rendición de cuentas, autoridades, presupuesto, control de gastos e información general, entre otros.

El informe hace una valoración de 0 a 100, donde 0 es el mejor y 100 es la peor evaluación. El siguiente es el puntaje obtenido por algunas de las ciudades evaluadas:

Córdoba:                  0

Jesús María           17

Villa Carlos Paz      40

Colonia Caroya      45

Rio Cuarto              48

Villa Allende          57

La Calera               65

Unquillo                 66

Según el Informe el Municipio de Jesús María  privilegia la información referida a transparencia en el manejo de los recursos. Obtuvo el primer lugar en 1) Rendición de Cuentas (Córdoba el último);  2) Presupuesto (Unquillo el último) 3) Contrataciones y Licitaciones (La Calera el último) y en Órganos de Gobierno  (Unquillo el  último)

El Municipio de Rio Ceballos se ubica en el medio de la tabla en la mayoría de los indicadores.

La Lic. Toselli informó que los Municipios de Jesús María, Colonia Caroya y Río Ceballos han tomado contacto con los evaluadores luego del informe pero que no lo han hecho los municipios peor posicionados como Villa Allende, La Calera y Unquillo.

Entrevista: Lic. Vanessa Toselli – IERAL

El Presidente miente: el miércoles dijo que no había reuniones sociales y el viernes le echó la culpa a Fabiola. La Primera Dama nos pidió que nos quedáramos en casa mientras recibió 23 veces a su estilista de moda, 36 veces a su peluquero y celebró su cumpleaños cuando los argentinos no podíamos ni despedir a nuestros muertos.

Deja un comentario